Monday, July 14, 2008

semillas de durazno

el jardín de mi casa en el rancho se convirtió en uno de mis lugares favoritos de las vacaciones que tuve la semana pasada.
observé a mi mamá trasplantar flores a macetas grandes, podé algunos rosales, acomodamos algunas plantas y descubrí que durante 28 años viví engañada pensando que la semilla del durazno es la que siempre veo cuando me como uno.

aprendí que la verdadera semilla es mucho más pequeña y se esconde enmedio de la fortaleza que la rodea.
mi mamá es la persona más dedicada que he conocido en mi vida, para plantar TODAS las semillas que salen de cualquier fruta o verdura que llega a nuestra casa. de papaya, limón, mango, durazno, naranja, aguacate, chile, mandarina, jitomate, de absolutamente TODO. he ahí la causa de las apariciones misteriosas de árboles inesperados en nuestro jardín.

en esos días de descanso, encontré varias semillas de durazno y decidí romperlas para plantarlas y que nacieran más rápido los arbolitos. pero nunca imaginé que adentro estaba la verdadera semilla. me dio muchísima ternura descubrirla y me dio mucha incredulidad haberlo hecho a estas alturas de mi vida y no antes.

me emocioné y seguí rompiendo las "semillas" grandes para plantar las verdaderas.

y en pequeñas semillas encontré una enseñanza inmensa.

me pregunté cuántas semillas he encontrado en mi camino, he creído conocerlas y he esperado que crezcan, sin resultados.
pero nunca me detuve a romper el caparazón que envolvía y protegía a las verdaderas semillas. y así me perdí de ellas, de toda la maravilla que podían esconder y desencadenar. cuánto me habré perdido?

si Dios protege así a una pequeña semilla de durazno, cómo protegerá a lo que más ama?

1 Comments:

Blogger themusic,sound@hotmail.com said...

esta bien padre eso ;)

June 20, 2011 at 4:03 PM

 

Post a Comment

<< Home